25
Oct

Management y F1

Written on October 25, 2009 by Javier Ortego in Uncategorized

Con el Mundial de Button y el campeonato de constructores, Brawn GgP es la escudería más feliz del paddock. El equipo liderado por Ross Brawn ha logrado romper la jerarquía de la Fórmula 1 desbancando a Ferrari, McLlaren y Renault.

Todavía bañados en el champán de la victoria, todo son felicitaciones y vítores para la nueva escudería, que se ha convertido en el primer debutante en celebrar los dos títulos. Lejos quedan los humildes inicios de una estructura que ha pasado de la desaparición a la gloria en pocos meses.

F1Como su propio nombre indica, es Brawn GgP un equipo de autor. El milagro automovilístico jamás hubiera sido posible sin la participación de Ross Brawn, que cambió su papel de director técnico en Honda para ponerse al frente del nuevo proyecto a cambio de una libra esterlina y de asumir la deuda del equipo japonés.

El cerebro

El célebre ingeniero, avalado por sus éxitos en Benetton y Ferrari, evitó la anunciada desaparición de Honda con una solución tomada del mundo de la empresa. Bajo la fórmula conocida como Managment Buy Out. Los empleados de la escudería pasaron a ser los dueños de la misma. Ese trasvase de poder dio al brillante cerebro de Ross Brawn manga ancha para desarrollar un coche ganador.

Y de ahí al monoplaza con el nuevo difusor de doble plano. Este ingenio mecánico, que Brawn desarrolló aprovechándose de los resquicios del reglamento, otorgó a los debutantes una ventaja competitiva tan notable que ha acabado por darles el Mundial.

El nuevo dueño aprovechó las infraestructuras de Honda, que contaba con dos túneles del viento, uno de los presupuestos más generosos de la parrilla y mil trabajadores en plantilla, para diseñar su avance. Para cuando la Federación Internacional del Aautomóvil (FIAa) declaró legales los nuevos difusores ya era demasiado tarde para el resto de los equipos. Pese a que todos los equipos se lanzaron a equiparlos contrarreloj, los Brawn GgP ya habían conseguido la suficiente ventaja como para poder permitirse no seguir invirtiendo su coche.

El tremendo éxito de este visionario de los circuitos ha trascendido el ámbito del deporte, llegando a maravillar al mundo de la empresa. Antoni Gutiérrez-Rubí ha analizado el fenómeno en su libro Lecciones de Brawn GP.

Diez claves empresariales para competir con éxito. El autor señala el talento de Ross Brawn como el verdadero elemento de distinción frente a otras escuderías con más posibles. “La clave es haber visto lo que los demás no veían en el reglamento. La innovación consiste en encontrar esa rendija y ser el más rápido en explotarla”, señala La Gaceta.

Con arrojo

Otra de las cualidades que se destacan de Ross Brawn es su valentía. Haber asumido la deuda de un equipo profesional con el único aval de su patrimonio podría considerarse un salto al vacío sin red. “Pero él confío en sus posibilidades y cambió las reglas del juego demostrando que un pequeño rápido puede ganar a un grande lento”, tercia Gutiérrez-Rubí.

Tan seguro estaba de su triunfo que puso a correr el monoplaza sin patrocinadores y adelantó los derechos de imagen de esta temporada y de la siguiente para cubrir gastos.

Con las victorias llegaron los anunciantes: primero fue Virgin, que les paga 250.000 dólares por carrera en un peculiar acuerdo, y luego se han ido uniendo otras empresas como Mapfre.

Antoni Gutiérrez-Rubí ha escrito un libro explicando cómo la innovación, la rapidez de acción y la asumción de riesgos son claves de éxito en la gestión empresarial.

Javier Ortego

Comments

No comments yet.

Leave a Comment

*

We use both our own and third-party cookies to enhance our services and to offer you the content that most suits your preferences by analysing your browsing habits. Your continued use of the site means that you accept these cookies. You may change your settings and obtain more information here. Accept