30
Nov

Biocombustibles y la FAO

Written on November 30, 2009 by Juan Antonio Moral in Uncategorized

 

Biocombustibles y la FAO

La FAO  (Food and Agriculture Organisation), entidad de las Naciones Unidas dedicada a vigilar y fomentar la producción y distribución de alimentos, ha llamado recientemente la atención sobre la situación del hambre en el mundo. El número de personas bajo el umbral del hambre está subiendo. Ha estado bajando desde los años 70 llegando a su punto relativo más bajo en el año 1997 , 840 millones de personas, ahora vuelve a subir llegando a pasar los 1000 millones este año 2009.

 Durante los años 60 y gracias a la llamada Revolución Verde, la productividad de la agricultura subía más de un 6% anual pero en los últimos años se ha estancado en un crecimiento del 1%, menos que el crecimiento de la población global que se calcula que llegará a los 9000 millones para el año 2050 desde los 6000 millones de hoy. Parece que Malthus vuelve a tener razón.

 Además, los países en desarrollo rápido como La India y China no sólo demandan más alimentos sino alimentos demás calidad, como los lácteos y carne, que requieren mucha más producción de cereales, maíz o arroz.

El índice de precios agrícola subió de base 100 en 2004 a 210 en Julio del 2008, después cayó por la crisis pero ahora está subiendo fuertemente otra vez, 160 en Octubre de este año 2009.Todos los analistas indican que esta subida va a ser permanente y muy perturbadora para los países pobres.

 Ante esta situación  que se puede adjetivar de gravísima, choca la política de los Estados Unidos  de la Unión Europea sobre el uso de los llamados biocombustibles. Ambos pretenden llegar a un 20% en el uso del bioetanol y biodiesel  para el año 2020, estando en el 2010 al 7%.

 Esta política está justificada por dos objetivos: reducir la dependencia de los combustibles fósiles por razones geopolíticas y reducir las emisiones del CO2 activo. El interés de reducir la dependencia parece razonable pero el argumento ecologista es más discutible ya que el uso del etanol sólo reduce un  30% las emisiones del CO2 activo dada la energía necesaria para su producción.

 Sólo conozco un dato sobre el efecto del uso de los biocombustibles en el mercado agroalimentario:  en los Estados Unidos, si se dedicara toda la producción de maíz y de cereales a los biocombustibles sólo se satisfaría el 7% de las necesidades del parque automovilístico.

 Una solución sería el usar sólo los biocombustibles de segunda generación, es decir, los procedentes de tratar los residuos celulósicos o las algas marinas pero, hoy por hoy, su industrialización no parece inminente.

Creo que sería razonable tener en cuenta la preocupación de la FAO y restringir, de momento, el uso de los productos agrícolas básicos como combustibles.

                                                                         ººº

Comments

No comments yet.

Leave a Comment

*

We use both our own and third-party cookies to enhance our services and to offer you the content that most suits your preferences by analysing your browsing habits. Your continued use of the site means that you accept these cookies. You may change your settings and obtain more information here. Accept