3
Feb

En el último y excelente editorial de Juan Antonio Sanchez Torres en la revista de Ganvam, entre varias reflexiones interesantes del sector, apunta una cuestión atractiva  para que compartamos opiniones.

Las asociaciones, escuelas de negocio, empresas de formación, consultoras etc., hemos observado en los últimos tiempos una apatía general para asistir a eventos, cursos, presentaciones etc., y en muchos casos no solo por temas económicos ya en muchas  la asistencia o es gratuita o bien se ofrece a los socios dentro de los servicios de la entidad que lo patrocina.

Igual que cuando hay una asignatura en la que todos los alumnos suspenden, es muy probable que la culpa sea del profesor y no de los alumnos, aquí deberíamos entonar el mea culpa y pensar que no estamos ofreciendo contenidos o formatos que despierten la ilusión y el interés suficiente como para que los directivos del sector abandonen  o bien sus trabajos o bien las pocas horas de estar con la familia o jugando al tenis.

Hablando con los profesionales del sector, he percibido que lo que desearían son recetas de corto plazo para mejorar la rentabilidad o la posición financiera, y mucho menos desean aspectos estratégicos o de medio y largo plazo. Ahora mismo muchos  responsables de empresas  y  por simpatía sus directivos no están para “rollos”.

Aunque el cliente siempre tiene la razón, en este caso creo que ver los toros desde la barrera, no es negativo como dice el dicho, sino que quizás permita una perspectiva más sosegada que tener un toro de seiscientos kilos mirándote aviesamente a un metro.

Este debe ser el momento de la reflexión estratégica, de valorar exactamente las fortalezas y las debilidades, y ser consciente de las amenazas y oportunidades que se presentan, para saber si merece la pena seguir y si es así como es la mejor manera de hacerlo, creando un valor en el cliente con ventajas competitivas sostenibles.  Esto no se consigue encerrándose en casa y apagando fuegos, está claro que alguien debe apagar los fuegos, pero el director y responsable,  debe pensar que hacer cuando se apague el fuego, como vivir en  la casa y las reformas necesarias.

Los ofertantes de formación y eventos tenemos que esforzarnos en aportar contenidos que ayuden a estos decisores de las empresas a reflexionar y tomar las mejores decisiones.

Os invito a que comentéis estas reflexiones y sobretodo que aportéis vuestras sugerencias de contenidos y formatos que creéis pudieran ser interesantes en estos momentos.

Comments

Markus Klaus February 7, 2010 - 12:25 pm

Quizás las empresas y sus directivos están tan metidos en su día a día que no creen tener tiempo para poder asistir a reuniones como las organizadas por el I.E. u otras escuelas o organizaciones. En mi opinión, es justamente este el momento cuando uno debe escuchar a otros e intentar sacar el máximo partido. Momentos de crisis, ofrecen distintas oportunidades. También hay que decir que las reuniones organizadas por las diversas escuelas, deben quizás ser menos pretensiosas, hablar de uno o máxima dos asuntos. Eso sí, mas debate, que allí esta donde uno puede aprender de los demás. Sugiero un cuestionario para averiguar de qué le gustaría hablar los dirigentes de hoy en día.

Leave a Comment

*

We use both our own and third-party cookies to enhance our services and to offer you the content that most suits your preferences by analysing your browsing habits. Your continued use of the site means that you accept these cookies. You may change your settings and obtain more information here. Accept